Mucho se ha dicho sobre las mejoras que debe implementar el sistema educativo de cara a la cuarta revolución industrial que exige la formación y el desarrollo de nuevas competencias y habilidades.

El Instituto de Economía Digital de la ESIC Business & Marketing School, recientemente publicó un estudio llamado ‘Últimas Tendencias en Formación, Capacitación y Aprendizaje’ en el que analizó los factores clave que deben existir en los modelos educativos.

Durante la presentación del informe, Joost Van Nispen, presidente del Instituto, declaró que estamos ante un escenario sin precedentes, influido por el avance de la automatización, la inteligencia artificial y nuevas modalidades laborales. “En este escenario, debemos tener en cuenta que para que la transformación en educación sea una realidad, no solo son necesarias las innovaciones tecnológicas o los cambios en las metodologías, sino que se hace acuciante una transformación profunda”, añadió.

Esta transformación implica, además de lo digital, una transformación personal tanto de directivos como profesores y alumnos para adaptarse a los nuevos escenarios que trae consigo la tecnología y por ello el informe presenta cinco factores de cambio que influyen en el sistema educativo:

nuevo sistema educativo
Estudiantes activos

Todos podemos ser estudiantes a cualquier edad, es más, la educación es un proceso que debería perdurar a lo largo de la vida. Por ello, para los docentes es clave identificar quién es el estudiante, sus características (¿es de la generación X o es un millennial?) y sus preferencias.

Modelos educativos

Las escuelas ya le están apostando a nuevas metodologías como learning by doing, aprendizaje colaborativo e hiper-personalización para preparar a sus alumnos para un futuro que ya está aquí.

Nuevas habilidades

Muchos de los oficios y habilidades que actualmente conocemos desaparecerán y se transformarán en el futuro. Resulta vital preparar a niños y adolescentes en: habilidades blandas, design thinking, responsabilidad social y emprendimiento, entre otros.

Tecnología

La continua integración de la tecnología dentro de las aulas hace que siempre debamos echar una mirada a las innovaciones. Implica el uso de chatbots, robots, dispositivos móviles como smartphones y hasta realidad virtual y aumentada.

Espacios de aprendizaje

Los espacios físicos también se han quedado obsoletos. Las escuelas necesitan lugares que además de acoplarse a estas nuevas metodologías inspiren a los alumnos y los hagan sentir a gusto. Un buen lugar de enseñanza es aquel que ofrece a los estudiantes y profesores soluciones de aprendizaje, que ayuden a conectar, inspirar y en definitiva a lograr un aprendizaje más profundo y duradero.

 

Fuente: ESIC Business & Marketing School